Hacerse la manicura en casa es una forma estupenda de lograr que las uñas de las manos luzcan siempre impecables y con una apariencia bien cuidada. Sin embargo, es habitual que aparezcan diversos problemas como por ejemplo que las uñas no tengan la forma deseada, que el esmalte dure muy poco, que aparezcan roturas o escamaciones, etc. Si alguna vez te encontraste con un problema de este tipo, puede ser que no estés haciendo bien todos los pasos de una correcta manicura. Consultamos a nuestras profesionales del equipo acerca de cuáles son los errores comunes que debes evitar al momento de arreglar tus uñas. Toma nota y memorizalos, pueden arruinar todos tus esfuerzos.


#1 - Remover de forma inadecuada las cutículas.

Este es uno de los principales errores que cometen muchas mujeres al hacerse la manicura. Las cutículas son esos tejidos blanquecinos de la base de las uñas que protegen a estas de bacterias y evitan que crezcan mal, por lo que no se recomienda cortarlas totalmente. Lo ideal es ablandarlas con un producto específico para cutículas y removerlas hacia atrás con la ayuda de un palito de naranjo. Así tus uñas crecerán mucho más sanas y fuertes.



#2 - Lima de mala calidad.

Elegir una lima de mala calidad para dar la forma deseada a tus uñas, no solo te dificultará el trabajo, sino que el resultado final no será el esperado. Además, compromete gravemente la buena salud de tus uñas, ya que podría causar daños en su estructura y perjudicar su crecimiento. Te recomendamos utilizar productos de marcas con calidad, como por ejemplo Sally Hansen.


#3 - Limar los lados de las uñas.

Evita limar los dos laterales de las uñas en dirección vertical, esto hará que tus uñas se puedan quebrar con mayor facilidad. Para limar bien las uñas, debes empezar por una esquina de la uñas, apoyando en ella el borde de la lima y deslizándola hacia la otra esquina. Otro tip impotartante, realiza este movimiento en una sola dirección. 



#4 - No aplicar endurecedor de uñas.

Este es otro de los errores comunes en la manicura y uno de los que más afecta a la apariencia de las uñas. El endurecedor es un producto que ayuda a fortalecer las uñas, a protegerlas ante los compuestos de los esmaltes y a hacer que el color sea mucho más duradero. Aplica una ligera capa de endurecedor antes de empezar a pintar las uñas y al finalizar la manicura para fijar el esmalte. Nuestro favorito, Diamond Strenght Instant Nail Hardener de Sally Hansen.


#5 - Excederse con el esmalte de uñas.

Aplicar capas de esmalte demasiado gruesas es un error frecuente que debes evitar al hacerte la manicura, ya que tus uñas tardarán mucho más en secar. Lo ideal es que apliques una capa más bien fina y después rellenar con una segunda capa para que el acabado sea perfecto. Uitlizar esmaltes de calidad es otra prioridad. Un buen producto cubrirá mejor la superficie y secará más rápido, siendo menos frecuente que se arruine el color luego de su colocación. Te recomendamos que le des una prueba a línea Complete Salon Manicure Sally Hansen, son muy buenos.